El Edificio 25

Tag: 2007, Jarel, Juegos, Glulx, Ciencia Ficción, Terror
Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Tuenti

En el 2391 el 95% de la poblaci√≥n de la tierra es androide: la clase trabajadora. El mundo est√° dirigido por cerebros electr√≥nicos al servicio de una peque√Īa poblaci√≥n humana ociosa y despreocupada.
El ciudadano n√ļmero 429 recibe una escueta invitaci√≥n para acudir a un lugar que ha cambiado mucho desde la √ļltima vez que estuvo, y en el que descubrir√° que algo est√° cambiando en el mundo.

M√°s Informaci√≥n  
WikiCAAD:[Ver Ficha]


Descargas  

Descargas externas
http://www.caad.es/jarel/games/edificio25.zip

Nota de los usuarios  
3.285715
Su voto: Nada Promedio: 3.3 (7 votos)
Estrellas N¬ļ Votos
5
2
3
3
2
2

Quizás te interese también  

Otras contribuciones del mismo autor  

Comentarios

superloquendo
Dom, 08/03/2015 - 04:31

hola.
paso a comentar, haver qué tal esto
buen la aventura, principalmente por los puzles, aunque los criticar√≠a un poco a algunos, dado la dificultad que presentan (estuve bastante liado con las notas xd) pero otros no son excesivamente dif√≠ciles. lo √ļnico que le criticar√≠a es eso y lo que dijo fernando de los ba√Īos, en mi opini√≥n tenr√≠an que estar, porque apesar de que no sirvan para nada y que sean irrelevantes, para decorar... no estar√≠an mal. en lo dem√°s, te felicito jarel, en mi opini√≥n personal tus aventuras son muy buenas, no solo por la ambientaci√≥n sin√≥ por las historias que haces, se nota que en tu mente hay inspiraci√≥n y vocaci√≥n a hacer esto, por lo cual te felicito.

jarel
Vie, 22/08/2014 - 00:40

.

Fernando Gregoire
Mié, 20/08/2014 - 08:53

Otrora hubiera escrito un artículo en SPAC, pero existiendo los comentarios de las fichas considero que ahora el SPAC, por una cuestión de unificar las opiniones de cada descarga, ahora es para artículos de carácter general. Lo aclaro por si acaso, pero ahora vamos a lo que me ocupa.

Como es habitual en Jarel, la implementaci√≥n sonora est√° muy tenida en cuenta, valorando personalmente que adem√°s de estar bien sincronizada con lo que nos cuenta el texto ha cuidado en todo momento el volumen seg√ļn cercan√≠a. Los diversos sonidos, algunos reutilizados en varias de sus obras, ciertamente sabe cu√°ndo, c√≥mo y d√≥nde meterlos. Lo √ļnico que criticar√≠a al respecto son las secuencias musicales no permanentes con bastante volumen tras ciertos logros o descubrimientos, en contraste con la de Regreso al Ed√©n que, permanente y a un volumen moderado, acompa√Īa muy bien.
A pesar de algunos errores tipogr√°ficos menores como "ti" con acento que viniendo de Jarel me han extra√Īado sobremanera (¬Ņplazos escuetos de la FiComp 2007?), los textos en esta obra demuestran con claridad que una aventura puede tener textos de calidad literaria, sin por ello sacrificar la motivaci√≥n de la existencia de los puzzles. Destaca este aspecto en gran medida en lo que concierne al despacho de Fern√°ndez.
Los puzzles, que tal como acostumbra Jarel a menudo entra√Īan una sombr√≠a dificultad, terminan siendo de toda l√≥gica; aplaudo especialmente el de las notas, ¬°qu√© poderoso me sent√≠ al resolverlo! Es incre√≠ble que de tan a la vista que est√°n ciertos aspectos de las soluciones a veces se nos escapen. Como si fuera poco, para los amantes de los bonus, esta aventura dispone de varios arenques y puzzles opcionales que, adem√°s de satisfacer a los curiosos, tienen la gentileza de recompensar la paciente pericia de estos jugadores sum√°ndoles puntos.
Confieso que me frustr√≥ un poco la falta de pistas siquiera impl√≠citas. ¬°Mira Jarel que civilmente eso de ilusionar a alguien prometiendo la entrega de una cosa (pistas en este caso, en cuanto el comando de pistas t√©cnicamente funciona) es pasible de indemnizaci√≥n por da√Īos y perjuicios! :P

Ahora bien, pasemos a los motivos del título del comentario.
Como se habrán dado cuenta, el sabor que en general me dejó esta obra es bueno, razón por la que recomiendo que si alguien la tiene pendiente la juegue pues el tiempo lo valdrá.
La reflexión que hace el protagonista al terminar me ha gustado, pero lo cierto es que de Fernández y el edificio quedan muchas cosas sin desvelar:

  • En el contexto futurista en que la historia se desarrolla, los androides son esclavos de un 5% de poblaci√≥n humana ociosa y despreocupada. ¬ŅPor qu√© entonces Fern√°ndez, que despu√©s de todo es un humano, tiene un despacho en el que por lo que sabe se supone debe trabajar de algo? ¬ŅSer√° ingeniero de software de alguna de las empresas que hace decenas de siglos crearon el ecosistema de androides que caracteriza a la atm√≥sfera de la obra?
  • De nosotros no sabemos nada m√°s que el n√ļmero con el que se nos identifica en el marco c√≠vico-institucional, aunque tambi√©n pens√© que en vez de tomarlo como una carencia puede ser un dato impl√≠cito que d√© la imagen de un mundo falto de relaciones interpersonales e interacciones sociales m√°s all√° de los estrictamente utilitarios, siendo por el contrario todo mero objeto de sistematizaci√≥n para contralor. Para ilustrarlo con un ejemplo, ¬Ņqui√©n es este ciudadano 429 para que Fern√°ndez le encomiende tan trascendental misi√≥n justo a √©l?
  • El edificio no tiene lavabos ni dem√°s estancias de un hogar, con lo que evidentemente no es una vivienda. Por la misi√≥n que se nos encomienda y por que la computadora de que se nos habla se encuentra en el mismo edificio puede deducirse que se trate de alguna clase de complejo de oficinas o centro de inteligencia, no obstante habitaciones como la sala de m√ļsica dan lugar a preguntarse si no es de alg√ļn modo un complejo educativo, o si el piano no es sino lo que qued√≥ de cuando el edificio fue una casona antigua.

Este tipo de faltas de información explícita no es en sí malo; después de todo, en El corazón delator de Edgar Allan Poe no sabemos quiénes son el protagonista narrador ni el viejo del que no se dan al lector datos de por qué el primero odia al punto de provocarle deliberada y premeditadamente la muerte, y sin embargo es un gran cuento. Sólo es que subjetivamente me parece que en la ficción interactiva, al encarnar nosotros a un personaje e idealmente regir su destino y/o su camino hacia el mismo, hemos de tener conocimientos de sus [filosofiabarata]causas materiales y formales[/filosofiabarata] de él o ella idénticos a los suyos.

¬ŅQue por qu√© justo ahora se me dio por agarrar esta aventura? Lo cierto es que all√° por fines de 2008 cuando reci√©n empezaba con las conversacionales √©sta fue de las primeras que por la sinopsis me atrajo y descargu√© para la m√°quina Glulx, pero la inexperiencia de aquel entonces con este tipo de juegos junto a la natural terquedad (por ser moderado en el lenguaje, vamos:D) de cuando ten√≠a 14 a√Īos me hizo dejarla. Hoy, que sin tir√°rmela de don Poronga Aventurero ni mucho menos cuento con 6 a√Īos de experiencia continua en el g√©nero y con paciencia voy pudiendo acabar algunas de esas obras que anta√Īo me parecieron irresolubles, le ha tocado el turno desde el fin de semana a Edificio 25. De alguna manera es una suerte, porque si bien las ideas que plantea la reflexi√≥n final no son en principio dif√≠ciles de digerir, cuantos m√°s a√Īos tiene uno m√°s se las queda pensando, en gran medida por la mirada que aportan los conocimientos de sociolog√≠a que, aunque sean b√°sicos, se proporcionan en los √ļltimos a√Īos de la secundaria o en cursos introductorios de ciertas universidades a cualquier carrera.

Con todo, muchas gracias a Jarel por tanta dedicación que, como tantas personas aquí, pone desinteresadamente para que tantos leechers como yo nos la pasemos en grande.

jarel
Vie, 22/08/2014 - 00:42

Acabo de subir una corrección con los "ti" desacentuados. Es un error que cometo muchas veces, desafortunadamente: el acentuar monosílabos indiscriminadamente.

En cuanto a los interrogantes que planteas, se podrían responder, aunque tampoco es que los detalles globales del mundo hayan sido definidos previamente.

Se trata de un futuro extra√Īo, ecl√©ptico, surrealista y un tanto alocado. Para los gr√°ficos, por ejemplo, busqu√© im√°genes de los a√Īos 20, Nosferatu, Metr√≥polis, modernismo, maquinaria nada futurista, steam punk.
Podemos deducir que si la humanidad es ociosa y decadente, los edificios no van a tener necesariamente la l√≥gica √ļtil de una f√°brica, de una escuela, de un hospital, de una vivienda m√≠nima motivada por la escasez de suelo... sino m√°s bien la libertad de un museo o un edificio-escultura, pueden ser construcciones aleatorias infinitas, piezas que un ni√Īo aburrido ha juntado.
Lavabos no hay, claro, porque en las historias los personajes rara vez los usan XD
En verdad vamos a suponer que no todo el edificio es accesible, y las dem√°s dependencias √ļtiles se encuentran en zonas no visitables.

Fern√°ndez bien podr√≠a ser el ingeniero que imaginas, por hobby, o el √ļltimo hombre responsable del mundo.
Y el protagonista podría ser... alguien un poco menos irresponsable que el resto. Pero en el fondo es irrelevante. Por lo pronto la motivación del protagonista es primeramente la curiosidad y luego la misión que se le encomienda.

Gracias por el largo comentario, y me alegro de que disfrutases.

Fernando Gregoire
Vie, 22/08/2014 - 03:50

Ahora que hablas de responsabilidad, considero que has hecho bien honor a que a estos juegos se los llame ficción

(c)1998-2015 CAAD

Todos los contenidos de esta web son propiedad de CAAD. Las colaboraciones son propiedad de sus respectivos autores.