Planeta Aventurero

Distribuir contenido
Planeta aventurero de CAAD (en pruebas)
Actualizado: hace 4 horas 56 mins

El asunto Carvalho

Hace 4 horas 56 mins


Normal 0 false false false EN-US X-NONE X-NONE
Hace cosa de un año acepté proseguir con el remake  de los ‘Pájaros de Bangkok’ partiendo del excelente trabajo de Akbarr en Kenshira. Ya había jugado a los pájaros en los tiempos del Spectrum cuando la aventura venía en el pack 5º Aniversario de Dinamic, y la experiencia fue buena. En ella encarnas al detective Carvalho encargado de encontrar a la hija de un conocido magnate. La aventura era de desarrollo clásico con unos pocos puzles, nunca olvidaré el del taxista, pero muy divertida y de sabor exótico. 
El remake de Akbarr estaba realmente avanzado con un montón de material fotográfico y muchas de las localidades ya implementadas. Pensé que podría tratarse de un proyecto para ir rellenando huecos mientras me dedicaba a otras cosas. Jugando un poco el remake observé algunos cambios en la relación con el guía, que tan importante es en el libro, y que es ignorado en el original de Dinamic. Me surgió la duda de hasta que punto modificar los pájaros, ¿trabajar en un remake con algunos bugs y descripciones adicionales o hacer algo más ?. 
Leí el libro un par de veces y comencé a diseccionar la historia. Anoté en un cuaderno descripciones y detalles de los personajes, una línea de tiempo, las situaciones y poco a poco Carvalho comenzó a adueñarse de mis pensamientos. Me dí cuenta que ya no podía hacer un remake de los pájaros, la historia y los personajes originales daban para mucho más. Decidí no seguir adelante con el remake y plantearlo como una aventura completamente nueva.
Me fascinan particularmente las dos líneas de tiempo que discurren por el libro y que se tocan en los telegramas entre Carvalho y Biscuter. En el libro hay dos casos abiertos, ambos con desarrollos y finales imprevistos. ¿Cómo plasmar esto en una aventura?. Y lo más importante, ¿cómo plasmar la libertad de desarrollo del caso de forma que podamos transportar al jugador a este nuevo mundo?.
En una aventura siempre surge la duda del papel del jugador. Si el jugador encarna a un detective, ¿cómo podría tener acceso a esa experiencia y conocimiento durante el juego?. Es más, ¿necesitaría Carvalho la ayuda del jugador o podría jugar y resolver la aventura el solito?. ¿Podría darse que el jugador no resuelva el caso?. En la ciudad y los personajes ¿hasta que punto bajamos en nivel de detalle?. Este sin duda está siendo un caso difícil.

Categorías: Planeta

Próximo lanzamiento

Hace 4 horas 56 mins
Buenas,Pues tras haber añadido las últimas ilustraciones y melodías, EL ULTIMO JEDI está ya prácticamente listo para su publicación.Durante la semana que viene haré una última prueba de juego completo para ver que no he roto nada con las últimas modificaciones que se han añadido.
Un saludo,Joru.
Categorías: Planeta

Brum brum

Hace 4 horas 56 mins

Un speeder en acuarelas.


Categorías: Planeta

me paso a Damusix

Hace 4 horas 56 mins

El sistema de sonido que venía usando hasta ahora, basado en Efectos.h, tenía un fallito relacionado con el volumen de los canales de sonido, que a veces sonaban más bajo como si arrastrasen una configuración anterior sin actualizarse correctamente.
Pero ayer Urba me reportó un nuevo bug gordísimo: al guardar una posición con el sonido desactivado, y volver a cargarla, el sonido reaparecía y no había forma ya de quitarlo.

Como en el tema de la restauración GLK mis conocimientos se reducen al COPYPASTE y se me estaba hinchando la cabeza, opté por la mejor solución. Damusix funciona bien... pues me paso a DAMUSIX.

El manual parece un tocho, pero está escrito con letras grandes y tampoco es para tanto. Es una librería bastante sencilla de usar, con funciones minimalistas -como las llama el autor- que me han venido de miedo para realizar la sustitución a nivel de funciones de sonido sin tener que reescribir un código que ya estaba hecho. A parte que me servirá para parchear otras aventuras antiguas.
Por ejemplo, la instrucción musica (sonido, volumen); la mantengo en el código, pero el contenido de la función en lugar de llamar a instrucciones de Efectos.h, ahora llama a instrucciones de DAMUSIX.

[musica que_sonido quevolumen;
Damusix.AsignarCanal(que_sonido,0,quevolumen,-1);
Damusix.Tocar(que_sonido);
cancionquesuena=que_sonido;
bajandovolumen=0;
cancionquesonara=0;
rtrue;
];
Y así con todas. Algunas variables son ya innecesarias, pero las mantengo porque se usan en los códigos, y se trata de que estos tengan que modificarse lo mínimo.

Es una librería muy fácil de utilizar. No hay que quebrarse la cabeza ni planificar nada. Sólo mandarle instrucciones al kernel de la librería, y éste ya se ocupa de lanzar un sonido, apagar otro anterior que ocupara el mismo canal; o de cosas más peliagudas como las restauraciones y los UNDO.

El único tropezón lo he tenido por las interferencias de los HandleGlkEvent e IdentifyGlkObject de la librería DAMUSIX con los míos propios. Culpa mía por lanzarme a compilar sin terminar de leer el manual, donde se explicaba la resolución de estos puntos.

Categorías: Planeta

La Extraña Verdad Interactiva…

Hace 4 horas 56 mins

Burtonport es un pueblecito pesquero, diminuto, escondido en el hermoso paisaje de un  rincón de la costa noroeste irlandesa. Tan pequeño y tan escondido que casi cuesta trabajo localizarlo en Google Maps. Sus antiguas mansiones dispersas por las colinas seguramente alberguen un montón de curiosas historias. La que nos ocupa, por ejemplo, pasó de ser en los años 20 refugio de activistas del IRA a estar habitada en los 70 por una comunidad que, bajo el sugerente nombre de Grupo de Terapia Atlantis, se dedicaba a realizar sesiones terapéuticas siguiendo las ideas de la escuela del “grito primal”, ya sabéis, usando la exteriorización de las emociones primarias para resolver conflictos mentales.

En abril del 84, debido, según se cuenta, a las presiones de los vecinos, presumiblemente cansados de tanto grito, el grupo se trasladó a una isla cercana alquilando la propiedad a una maestra de escuela inglesa con formación en psicología humanista y una fijación, como poco, peculiar, en la busqueda de valores de otras épocas y la huida del prosaísmo del mundo moderno. Miss Marianne Scarlett, ya por aquel entonces reconociendo que aquel no era más que otro de sus muchos seudónimos, encontró un uso original y ajustado a su visión del mundo para el edificio. Y aquí es donde la historia parece… dividirse.

Como en un relato de ciencia-ficción, donde los mundos se vuelven alternativos según por qué línea temporal te aproximes a ellos, la naturaleza de la St. Bride’s School cambia en función de la fuente de documentación. Para la prensa generalista, como se verá más adelante, era, efectivamente, una escuela para chicas, acaso por que el concepto real fuese demasiado sutil como para explicarlo en la brevedad de un titular. Las revistas de videojuegos de mediados de los 80, sin embargo, no parecieron tener mayor problema en asimilar que la St. Bride’s School era realmente una suerte de hotel temático dirirgido a una clientela de mujeres adultas que ofrecía como aliciente el recrear la experiencia inmersiva de estar escolarizadas en un internado de la época victoriana.

Quizás esta mayor facilidad para entenderlo vino de la familiaridad de la prensa especializada con el concepto de juego de rol en vivo. En cualquier caso ¿de dónde surge el interés de estas revistas por la “escuela”?. Como el proverbial clavo que cambia el rumbo de la Historia misma, un buen día la escritora Priscilla Lanbridge (otro posible seudónimo, aunque en este caso se mantuvo estable con el paso de los años) se presentó en la residencia a pasar unas vacaciones, eso sí, con su flamante Commodore 64 debajo del brazo, el cual pudo utilizar acoplándolo a uno de los escasos enchufes existentes en el edificio (en las habitaciones de las residentes la luz se obtenía mediante ¡sí! candelabros). Contra todo pronóstico, a la directora del centro, por algún motivo, le cautivó el aparato, aunque fuese un elemento de ruptura en su entorno de aislamiento. El resto forma parte de ese feliz momento de la Historia de los juegos por ordenador en el que cualquier cosa podía pasar. La época de la inocencia en la que la industria no había descubierto las fórmulas que más vendían, por lo que había un espacio para la experimentación, la improvisación, a veces  deliciosamente demencial, que incluso se echa de menos en el campo moderno de los videojuegos “indies”, donde, salvo las  ilustres excepciones de rigor, parece que la tónica es simplemente reproducir con menos presupuesto los clichés de las empresas grandes sin un auténtico interés en la innovación. A mediados de los 80, con la informática personal haciéndose su primer hueco en los hogares, un grupo de críos podía hacerse famoso con sus parodías de clásicos del género fantástico antes de salir del instituto. Grupos de proselitismo religioso usaban aventuras de texto para promocionar el estudio bíblico. Casas especializadas en el fomento de la lectura editaban juegos de texto basados en novelas sobre carreras de caballos. Casas de juegos de estrategia usaban el interface de usuario conversacional para hacer juegos sociales inspirados en el maquiavelismo. En este escenario, no suena tan discordante la presencia de un grupo de mujeres que, ubicadas en un caserón recóndito de la costa donde practican una escenificación del romanticismo literario que se resiste a las descripciones fáciles, monten una empresa de creación de aventuras conversacionales.

La primera de ellas, de hecho, era casi un instrumento de promoción de la “escuela”. Ambientada en la misma mansión, Secret Of St. Bride’s (1985) estaba protagonizada por una huesped que debe resolver un misterio sobre desplazamientos en el tiempo a la época que la residencia pretendía recrear. En la cinta el equipo de desarrollo se identificaba como las “Game Mistresses” o “Amas del Juego”, un término que pretendería ser el reflejo femenino de la expresión “Game Master” (conocida en español como “Guardián” o “Amo del Calabozo”) habitual en los entornos roleros, aunque con la visión de conjunto que tenemos ahora de la historia del grupo adquiere un nivel “adicional” de significado.

Las buenas críticas y el éxito inicial de las ventas por correo propiciaron acuerdos de distribución a mayor nivel y contratos con editoras de software que fructificaron en obras como The Very Big Cave Adventure (1986, parodia de la Cueva Colosal), Bugsy (1986, sátira de género negro protagonizada por mascotas antropomórficas y con uno de los inicios más fabulosamente metalinguísticos de la Historia de la ficción interactiva), Jack The Ripper (1987, incursión en el terreno del terror para adultos que, por su proximidad en el espacio, el tiempo y la temática, se asocia comunmente a la serie de clásicos de “monstruos” de Rod Pike), aunque una de las que más me interesan es precisamente la que se escapa continuamente a los intentos de conseguir un ejemplar para mi “coleccioncita”: The Snow Queen (1985), basada en el popular cuento de Anderssen y realizada por encargo para Mosaic (casa especializada en adaptaciones literarias) que debía de ir acompañada de una edición impresa del relato.

Si bien la softografía del equipo en la página de World Of Spectrum puede inducir a creer que su actividad se prolongó hasta principios de los 90, lo cierto es que su vida real no pasó de últimos de los 80. Lo que sí sucedió unos pocos años después, sobre el 92, fue que editores caseros de aventuras como Gordon Inglis Games primero o Zenobi Software después rescataron todo su fondo incluyendo, y esto sí que fue una gran noticia, proyectos inéditos como Silverwolf o Dogboy. Otras obras como Wondergirl, en la que Priscilla Lanbridge, cuya prosa había sido aclamada por su capacidad para ser escueta y hermosa a la vez, le daba un repaso al género super-heróico que a más de uno nos hubiera gustado ver, quedarían para siempre en el tintero.

Varios juegos de la St. Bride’s School. Very Big Cave Adventure, Bugsy y Jack The Ripper fueron editados por CRL, mientras que el ejemplar de Secret Of St. Bride’s es de la época inmediatamente posterior a la de venta directa por correo, ya con un acuerdo de distribución con Audiogenic.

Pantalla de carga de Secret Of St Bride’s cargando desde la cinta original (uh… ¿copyright 1929? :D). La imagen pasa al monitor plano desde un Spectrum 48k Plus por la salida de video compuesto de un interface Kempston Mouse Turbo. En las otras fotos vemos la presentación y un dibujo de una de los dormitorios de la residencia hecho con The Illustrator, herramienta gráfica complementaria de The Quill, con la que se escribió la aventura. Aunque en la imágen apenas se aprecia, en estas últimas se ha cargado el juego desde una tarjeta Compact Flash acoplada a un DivIDE conectado por el conector pass-through del interface anterior.

Varias pantallas del juego.

Ser especial puede ser simplemente eso, ser especial, o puede formar parte indisoluble de una suerte de karma perverso. El secreto que había tras El Secreto De La Escuela De St Bride salió al conocimiento público a primeros del año 1993 en sendos artículos de la edición dominical del Daily Telegraph (que hay que tomar, como todo lo relacionado con la prensa, con un filtro de sano escepticismo, especialmente en lo referente a los pormenores morbosos) en los que se destapaban las actividades paralelas de la escuela para chicas. Aunque ciertamente muchos nos enteramos la semana pasada, cuando el tema surgió en un hilo de los foros del World Of Spectrum donde un usuario transcribió los artículos de prensa que había encontrado de rebote mientras buscaba otra cosa.

Aproximadamente cuando las obras de St Bride’s estaban siendo reeditadas, Marianne Scarlett era juzgada y multada por las lesiones que sufrió una “alumna” del centro durante una sesión de… ¿azotes en el culo? A finales del año 92 el impago del alquiler forzó a los miembros de la comunidad de terapia de gritos a retomar la posesión de la casa por el rocambolesco método de escalar y colarse por una ventana. Lo que se encontraron una vez en su interior fue, cuando menos, sorprendente…

Abundante material de propaganda neonazi en forma de publicaciones e incluso correspondencia con líderes del British National Party junto con un no menos amplio surtido de parafernalia sadomasoquista en forma de, también, publicaciones especializadas, ropa fetichista, material para los azotes (varas y similares) y hasta cartas de los habitantes de granjas cercanas interesándose por las distintas modalidades de, nunca mejor dicho, disciplina inglesa que la escuela ofrecía entre sus servicios.

Las “Hermanas de Plata”, que era como se auto-apodaban entonces las “Amas del Juego” desaparecieron sin dejar pistas, pero el mismo periódico las localizó al mes siguiente en un local de dos plantas de la ciudad universitaria de Oxford usando el sugerente nombre de las “Ninfas Constantes”, un grupo asociado a círculos interesados en la literatura del romanticismo. En la planta baja, Lanbridge y Scarlett, esta última bajo un sinfín de nuevos seudónimos, no se sabe si por seguir con su costumbre de toda la vida o por tratar de borrar rastros, celebraban reuniones para estudiantes, esta vez de ambos sexos, a las que había que acudir con trajes de época y dispuestos a desconectar de la burda realidad de la vida moderna. Los testimonios de los asistentes describían tanto la experiencia en general como a Scarlett en particular como “fascinantes”. Para todos ellos fue una sorpresa descubrir que en la planta superior se prestaban los servicios “de pago” anunciados en revistas de sexo y a través de un número de teléfono erótico, como pudo comprobar el periodista autor del artículo haciéndose pasar por un cliente y dejándose someter estoicamente a una sesión de “castigo”…

Si me permitís la osada comparación, hay algo eminentemente lovecraftiano en la actitud de Miss. Scarlett ante la vida. Los seguidores tanto de la obra como de la correspondencia del autor de Nueva Inglaterra, que aunque sea conocido como maestro del horror, tiene en toda su prosa una elevada carga poética, encontrarán familiares no ya sólo las simpatías con la extrema derecha sino el modo en que ámbos elevaban a la categoría de arte la mezcla de la ficción con la realidad, la fijación por la Historia y cualquier época pasada, el leift motiv compulsivo de la huida del opresivo mundo actual… Simplemente en la creadora de la “escuela” todo ello se tradujo en una obsesión distinta a los horrores cósmicos.

Recomiendo la lectura de los reportajes hechos sobre la St. Bride’s School guardados en el archivo de World Of Spectrum correspondientes a las ediciones de diciembre del 85 y marzo del 86 de las revistas Sinclair User y Crash Magazine respectivamente, y contrastarlos con lo expuesto en las transcripciones de los artículos de prensa de enero y febrero del 93 que salieron a la luz en este hilo del los foros de WOS. Merece la pena ver los artículos de los 80 en su versión escaneada directamente de las páginas de las revistas, que incluyen más fotos que la transcripción a HTML, y es que, sabiendo todo esto ahora, la mirada de la Mistress tiene un nosequé inquietante… :p

-Sinclair User 12-85:  HTMLescaneado

-Crash Magazine 3-86: HTMLescaneado

-Sunday Telegraph 1-93: texto

-Sunday Telegraph 2-93: texto

Sugestivos anuncios del primer juego de St Bride’s en las revistas de Spectrum del 85. En el primero se descubre que el Telegraph las tenía en el punto de mira desde el principio.

Y me permitiréis también el gesto soberbio de autocitarme repitiendo el comentario que añadí en los foros de WOS en el que a su vez retorcía una cita de, nunca más a cuento, Lord Byron, ya que sin él no tiene mucho sentido el mismo título de este post:  La verdad es siempre extraña, más extraña que la ficción (interactiva)

Categorías: Planeta

Serás capaz de vencer a este enemigo?

Hace 4 horas 56 mins

Un saludo,
Joru
Categorías: Planeta

Escribiendo

Hace 4 horas 56 mins
La ficción interactiva es el género con la menor barrera de acceso en su creación. No necesitas gráficos, ni sonido, ni algoritmos complicados. Eres tú ante el teclado, tu historia y un montón de horas hasta terminar tu obra. Igual que escribir una novela y también con los mismos problemas. 
 Esa accesibilidad en su creación, supone una trampa para el autor novel. Escribir es un trabajo inmenso, en torno a 60h por cada hora de juego. Es incluso más intenso que el de un escritor, que sólo rinde cuentas por lo impreso, porque el autor tiene que dar descripciones y hacer funcionar todos los objetos y personajes que pueblan su mundo. Yo lo comparo al trabajo conjunto de escribir un guión y al de crear todos los decorados en una película. ¿Os habéis fijado en la cantidad de objetos y detalles que hay en cualquier escena de una película ó serie?. Alguien ha pensado en ellos, los ha buscado o fabricado, y luego los ha puesto cada uno en su sitio para transmitir un mensaje al espectador. El trabajo del autor de ficción interactiva es el mismo, incontables horas en minucias y detalles que no parecen importantes pero que enriquecen y dan veracidad al mundo que está creando. 
Escribir ficción requiere planificación, fijar unas reglas y tomar decisiones de diseño sobre como funciona tu mundo y tus personajes. No necesitas escribir un documento de diseño, pero sí reflejar en uno o dos folios tus mapas, los puzles, la motivación de tus personajes, y examinar todos los posibles callejones sin salida que pueden crear tus jugadores durante el juego. De la misma forma que no puedes escribir una novela empezando por la página 1 y terminando en la última, un juego requiere constante revisión y testeo. ¿Publicarías una novela sin tan siquiera haberla leído tú mismo una vez? ¿Sin contar con la opinión y escuchar los problemas de tus lectores?. Parece extraño, pero esto ha sucedido y sucede constantemente en la publicación de aventuras de texto. 
 En mi experiencia como jugador de videojuegos y de rol, el género de la ficción interactiva siempre me ha proporcionado la mejor inmersión, y la mayor libertad en la exploración de mundos imaginarios. Sin embargo, me cuesta ponerme a jugar aventuras actuales porque no sabes muy bien lo que te vas a encontrar, si el creador no ha pulido su aventura y está plagada de bugs puede suponer varias horas perdidas ante el teclado. 
 Quiero disfrutar jugando, no quiero pelearme por el sinónimo perdido, por una descripción vital pero olvidada o porque el autor no ha testeado el juego. Por favor autores cuidad más las aventuras, y daros cuenta de la inversión de tiempo que pone un jugador en vuestro mundo. Hacednos disfrutar de vuestros mundos, no penar en ellos.
Categorías: Planeta

Last minute

Hace 4 horas 56 mins

Dibujos de última hora para 'ya sabes quien'. Podréis ver como quedan en la versión final del juego.



Categorías: Planeta

Preview: El último Jedi

Hace 4 horas 56 mins

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4

He tenido la fortuna de probar una versión prácticamente finalizada de la última aventura de Joruiru. La historia está levemente basada en los hechos narrados en la saga de cómic Star Wars: Dark Times de Dark Horse Comics. En ella se narran las aventuras del Jedi Dass Jennir, de Bomo el Nosauriano y de la tripulación de una nave de contrabandistas.
En la aventura los primeros compases son los ya vistos en la demo, pero con grandes sorpresas en el apartado de audio y de gráficos. La historia va más allá del espacio puerto de New Plympto y nos lleva a Orvax IV, el planeta esclavista. Allí se produce el nudo y el desenlace de la historia.
El desarrollo está bien llevado, los puzzles son lógicos y es imposible atascarse debido a un sistema de ayuda que incluye pistas, solución paso a paso e incluso los mapas de las zonas.
El sistema de conversación está basado en palabras clave, funciona razonablemente bien si no te sales del guión esperado, pero como sucede a menudo es muy difícil para el autor cubrir todo lo que se le ocurre al jugador.
Se nota bastante el esmero del autor en la aventura, que cuenta ya con dos años de desarrollo, pues para tratarse de una primera versión oficial está muy bien resuelta y libre de fallos graves que puedan dejar atascado al jugador.  
El apartado gráfico y sonoro es sobresaliente, mostrando una vez más lo mucho que gana un juego en inmersión cuando se cuidan estos aspectos. Como todo tiene sus detractores, quizá no le vendría mal a la aventura incluir opciones para inhibir ambos y asi tener contentos a todos. En cuanto al renderizado de las fuentes y los colores, al tratarse de una aventura basada en Glulx los estilos son configurables desde el intérprete. Por defecto son texto claro sobre fondo oscuro, suficiente para no cansar demasiado la vista.
En cuanto a la duración, en mi primera partida han sido en torno a unos 400 turnos o un par de horas de juego. Se trata de un juego medio-largo. La historia esconde unas cuantas tramas opcionales que te harán rejugarlo, para conseguir hasta el último de esos 320 puntos. 
Sin duda la espera ha merecido la pena. 

Categorías: Planeta

Karma de la Cepa

Hace 4 horas 56 mins

Hace unos meses trabajé en las ilustraciones para el "El Karma de la Cepa" que se presentó a la 'Última comp'. Tenía que realizar al menos seis ilustraciones en apenas 6 semanas. Debido a lo apretado de las fechas decidí realizar los dibujos en Art-Rage y PSD CS2. Al final pude entregar más de 30 dibujos, incluyendo localidades y personajes y el juego pudo entrar en la competición.

Aquí os dejo una pequeña muestra, si queréis verlos todos os animo a descargar la aventura.














Categorías: Planeta

[END] Ladera de Half-Axe

Hace 4 horas 56 mins

Un saludo,
Joru.
Categorías: Planeta

Teaser Trailer El Último Jedi

Hace 4 horas 56 mins

Aquí dejo el tráiler de promoción que he preparado para el próximo lanzamiento de EL ÚLTIMO JEDI.


Un saludo,
Joru.

Categorías: Planeta

[WIP] Ladera de Hal-Axe

Hace 4 horas 56 mins

Un saludo,
Joru.
Categorías: Planeta

[END] Sala de ocio

Hace 4 horas 56 mins

Pues así han quedado las bailarinas...


Seguiremos aprendiendo cositas del Painter.

Un saludo,
Joru

Categorías: Planeta

La Aventura Original -La novela-

Hace 4 horas 56 mins


Como todos sabéis Andrés Samudio presentó recientemente la novelización de La Aventura Original, posiblemente el juego conversacional que más aficionados ha hecho en este país y en todo el mundo desde que William Crowther y Don Woods publicaran en 1977 Colossal Cave, la madre de todas las aventuras.

Confieso que La Original no está entre mis favoritas, principalmente porque el rollo de aventurero anónimo en busca de tesoros sin más trasfondo nunca ha terminado de engancharme; aunque en su día jugué la versión de AD, lo cierto es que me dejó bastante indiferente. Mucho más, sin duda, que otras de la misma casa como Cozumel, El Jabato, u otras, técnicamente inferiores, pero con una historia más jugosa, como Megacorp o Carvalho.

Es por eso que el libro de la Original no me llamaba damasiado la atención, y si decidí comprarlo fue, más que nada, por homenajear al que fue uno de los héroes de mi infancia. Por ello ha sido una agradable sorpresa encontrarme con una narración amena, bien escrita y por encima de la media de los libros destinados al público juvenil que se pubican en este país (y el que escribe estas líneas, por motivos profesionales, ha tenido que leer bastantes de éstos.)

La principal virtud del libro, a mi juicio, es que no trata al lector como a un idiota, cosa bastante común en el tipo de libros al que me he referido. Probablemente se debe esto a que, precisamente, Samudio ha querido hacer una novela para todos los públicos, y no exclusivamente para los lectores más jóvenes, y eso es justo lo que hace que éstos sean los que más vayan a disfrutar de esta lectura, en mi opinión, mucho más que de otros productos "específios para ellos". Es decir, que Andrés ha conseguido algo que es una de las cosas que caracteriza a los grandes del género (como Pinocho, El Mago de Oz, Peter Pan, Tarzán, Tom Sawyer, etc.) un libro que entusiasmará a los más pequeños pero que puede ser leído y disfrutado también por los mayores sin sonrojo.

Por otra parte a mí no me ha molestado el detalle de la narración en primera persona, que el propio Andrés comenta que había tenido varias críticas. La narración me parece muy ágil y entretenida.

Lo único que he lamentado es que la edición no hubiera sido más cuidada. Habría sido estupendo tener una edición más lujosa, con solapas e ilustraciones a color, que bien lo merecían los preciosos dibujos de Manuel Millán Ruiz... pero el mismo Andrés nos informa de que los gastos de la edición a color se salían de todo presupuesto. Una pena.

Andrés nos informa de que ya está preparando la novela basada en las aventuras del dr. Monro en la isla de Cozumel... la esperamos con impaciencia.

Comentario: planseldonIlustración original para Primavera en los Cárpatos: Sito Yelás

Categorías: Planeta

[WIP] Sala de ocio

Hace 4 horas 56 mins
Retomamos el tema con ganas!!! Y ahora ya decidido a seguir hasta el final sin paradas!!
Dándole la capa de color base.


Un saludo,
Joru

PD: Ups!! Se me ha olvidado quitar la transparencia... :-S
Categorías: Planeta

FAQ de Primavera en los Cárpatos?

Hace 4 horas 56 mins

¿Qué es Primavera en los Cárpatos?
Es un webzine dedicado a las Aventuras Retro Conversacionales, es decir a las programadas en los años 80 y 90, a los remakes de las mismas, o a las programadas en la actualidad para sistemas retro. Los artículos se irán publicando en esta web y cada dos meses (al menos ese es nuestro objetivo inicial) aparecerá un fanzine en pdf listo para ser imprimido, grapado y disfrutado como los viejos fanzines de toda la vida, y preparáos porque va a tener un aspecto retro, retro :D

¿Quién hace Primavera en los Cárpatos?
La web está coordinada por planseldon, que es el encargado del mantenimiento y de la maquetación del fanzine imprimible y grapable. Los artículos los hacen los lectores.

¿Qué temas vais a tratar?
Esperamos comentarios de aventuras, soluciones, entrevistas, preguntas, mapas, artículos de programación, de opinión, pasatiempos, y cualquier cosa que se os ocurra sobre las aventuras retro.

¿Es obligatorio que el artículo que os envie no se haya publicado en ninguna web o blog antes?
No, no es obligatorio, aunque siempre hace más ilusión que nos envíen algo "exclusivo" para Primavera en los Cárpatos.

Me gustaría que mi artículo no se publicase en el webzine, sino sólo en el fanzine bimestral ¿es poible?
Sí, es perfectamente posible. Lo normal es que cada artículo recibido se publique inmediatamene en la web y después se recoja en el fanzine, pero si el autor prefiere que su artículo se reserve sólo para el fanzine, basta que nos lo indique y así lo haremos.

He programado una aventura conversacional "clásica", pero no es ni un remake ni está hecha para sistemas retro ¿trataríais de ella en el fanzine?
No. Primavera en los Cárpatos es un fanzine retro. Nos encantan todas las aventuras, las viejas y las nuevas, pero para hablar de estas últimas ya está el fanzine SPAC. Este es un fanzine dedicado al mundillo de las aventuras retro, así que, si tu aventura no es un remake, ni está hecha para sistemas retro, no tiene cabida aquí.

¿Qué es un sistema retro?
El concepto de retroinformática se va ampliando con el tiempo. En estos momentos nosotros entendemos por aventura retro toda aquella programada para Spectrum, Amstrad, MSX, Commodore, Amiga, Atari ST y PC de 16 bits (es decir, para funcionar directamente bajo MS-DOS.)

¿Se hablará en el fanzine de aventuras gráficas tipo Lucasfilm?
No.

¿Y de aventuras conversacionales por menús o gráfico-conversacionales al estilo de las primeras de Sierra?
No deberíamos, pero...

En el SPAC ya se publican artículos sobre aventuras retro ¿no estamos dividiendo las pocas fuerzas que tenemos al crear otra publicación?
Esa cuestión lleva planteándose en el mundillo desde sus inicios cada vez que apaecía un nuevo fanzine... y al igual que entonces, hoy seguimos pensando que cuantos más fanzines haya, mejor. Aquí esperamos llamar la atención de gente que, probablemete, nunca leería el SPAC, pero sí un fanzine dedicado sólo a aventuras retro. Si alguno de ellos después acaba picándose e interesandose por las nuevas creaciones, miel sobre hojuelas. No pretendemos tener la exclusiva de las aventuras retro, simplemente nos apetece dedicarles un sitio especial, pero deseamos que en muchos otros sitios se siga escribiendo de ellas. Además todos los artículos publicados en Primavera en los Cárpatos pueden reeditarse en otros medios, siempre que así lo deseén sus autores... ¡también en el SPAC!

¿Qué significa CAARC?
Club de Aficionados a las Aventuras Retro Conversacionales. Es un hijito que le ha salido al viejo CAAD. Su principal actividad es la edición del fanzine Primavera en los Cárpatos, aunque nos gustaría llevar a cabo otros proyectos, como son la convocatoria de concursos de aventuras para sistemas retro, y muchas cosas más.

¿Cómo envío un artículo? ¿Hay que pagar alguna cuota para ser socio del CAARC?
Basta con enviar un correo a Primavera en los Cárpatos (todo junto y sin acento en gmail com.) Ser miembro del CAARC es gratuito, obviamente. En realidad lo del "club" no es más que una broma nostálgica, lo importante es que hablemos de aventuras, juguemos a ellas y participemos en el fanzine.


Y estas son las FAQ, de momento. Si se os ocurre alguna más, ponedla en comentarios y trataremos de resolverla. También podéis consultar las FAQ del CAAD.

Aprovecho para recordar que si alguna web o blog quiere aparecer en nuestra lista de enlaces, basta con que lo pida (siempre que dedique atención a las aventuras retro, aunque no sea en exclusiva.) y también para  agradecer a Josepzin el habernos incluido en el estupendo agregador de Retro Invaders.

Categorías: Planeta

Comentario: Mantis

Hace 4 horas 56 mins

Mantis es una de esas aventuras de la Edad de Oro que, inexplicablemente, fueron olvidadas por las revistas de la época, a pesar de tener una buena distribuidora (MCM) y ser muy superior a algunos bodrios (Zipi  y Zape, La Corona...) que, sin embargo, si contaron con críticas en estas revistas (críticas casi siempre generosas, aunque esto era lo habitual en aquellas revistas en las que a veces se confundían crítica y publirreportaje.)


La aventura fue programada en GAC para Amstrad y Spectrum por los hermanos José y Javier Aragonés, este último uno de los mejores grafistas de 8 bits para conversacionales de la época, autor de los de Carvalho o Ke rulen los petas.

A pesar de que se trata claramente de una única aventura dividida en dos partes (al estilo de las de Dinamic y AD), el juego fue publicado en dos entregas separadas, con lo que se debía de tratar de sacar el doble de beneficio económico.

Lo primero que llama la atención del juego son sus vistosísimos gráficos, en los que se reconoce la maestra mano de Javi Aragonés.

La programación en GAC es correcta, aunque quedan algunos bugs sin limar que le restan profesionalidad (por ejemplo en la segunda parte al poner "examina barra" da un error de mensaje y el juego se cuelga). El parser tiene la sordera típica de las aventuras en GAC, y resulta muy primitivo en comparación con el versátil entorno que ofrecían ya en aquellos tiempos las Aventuras de AD en sus juegos programados con el DAAD. Incluso cualquier aventura casera programada por el PAWS presenta un entorno más amable. A pesar de ello la aventura no es ninguna chapuza, y está a la altura de cualquiera de las creaciones de Dinamic, a las que incluso supera en algunos aspectos.

El guión está estructurado a base de tópicos de ciencia-ficción distópica, por lo que no presenta demasiada originalidad: eres una replicante que está como un queso (eso siempre da un poco de alegría al asunto) y te han soltado en una ciudad futurista plagada de polis malos para preparar un atentado contra un tirano malísimo con ayuda de la resistencia clandestina. A pesar de lo inocente del planteamiento, la historia engancha y funciona perfectamente, por lo que se pasa un rato muy entretenido, lo mismo que al leer cualquier bestseller de moda.

Pero lo mejor de la aventura es cómo va avanzando la narración mediante ingeniosos y no demasiado complicados puzles. Los autores nos dejan bien claro en las instrucciones cuál es la clave para resolver la aventura: examinar todo lo que aparezca en las descripciones. Siguiendo este consejo no es demasiado difícil terminar el juego, salvo algún atasco provocado por los consabidos "síndromes de la palabra exacta", algo que, sin embargo, no deja de tener su encanto y que aunque hoy parezca de masoquistas, era una de las cosas que en su día los chavales más disfrutabamos de este tipo de juegos: esas tardes probando sinónimos y "testeando" al parser (según los consejos de papá Samudio) a ver si descubríamos qué palabras tenía en su vocabulario y así dábamos con la forma de resolver un problema que estabamos seguros de cómo había que solucionar pero no de cómo hacer que el ordenador nos entendiese (por ejemplo en la primera parte para pasar a través del hueco submarino me las vi negras).

En cualquier caso, y aunque quizás hubieran sido deseables un par de sinónimos más en algunas acciones claves, lo cierto es que todas las acciones necesarias para acabar la aventura son muy lógicas, y en ningún momento el jugador tiene la impresión de que le han tomado el pelo a la hora de resolver alguno de los puzles, algo que, sin embargo, sí sucede en muchas otras aventuras comerciales de la época, y aquí no me refiero sólo a Zipi Zape...

En resumen: un juego muy digno y entretenido, primitivo si lo comparamos con las aventuras de AD, pero que merecería haber sido comentado y reconocido por las revistas y fanzines de entonces. Si no lo pudiste jugar en su día, dale ahora una oportunidad y no te defraudará.

Título: Mantis
Autores: José y Javier Aragonés
Compañía: Raven Bros Blues 
Distribuidora: MCM
Año: 1990
Plataformas: Spectrum, Amstrad, MSX
Puntuaciones: Historia: 70% - Puzles: 95% - Gráficos: 90% - Total: 85%
Comentario por planseldon

Categorías: Planeta

Presentación

Hace 4 horas 56 mins

Hace 25 años un chaval de Valencia llamado Juanjo se curró en su casa el primer número de una revistilla que bautizó con el extraño nombre de CAAD. Gracias a unos anuncios en MicroHobby consiguió contactar con un puñado de críos de toda España que al poco tiempo empezaron a colaborar con el fanzine y así, cada dos meses, más o menos, esperábamos emocionados que aquel puñado de fotocopias grapadas llegase a nuestros buzones.

En el CAAD se hablaba de Aventuras Conversacionales, un género de juegos de ordenador en el que lo importante no eran los reflejos ni la habilidad con el joystick, sino la imaginación, la inteligencia y la fantasía. Aquellos juegos estaban bastante olvidados por las grandes compañías y las revistas de España, y por ello mismo sus fans nos sentíamos algo "especiales", casi clandestinos. Además las conversacionales tenían otro atractivo: existían herramientas para desarrollar tus propias creaciones bastante sencillas, por lo que cualquiera podía escribir su propia aventura.

Gracias a la bolsa del CAAD, al concurso de aventuras de MicroHobby y a la traducción del PAWS al español, pronto aparecieron cientos de aventuras "caseras" y la comunidad aventurera se asentó como una de las más activas en el panorama de los videojuegos de los últimos 80 y principios de los 90. Se crearon aventuras caseras para otros sistemas, especialmente PC, y se publicaron nuevos fanzines. La llegada de las aventuras gráficas de Lucasfilm eliminó definitivamente a las pocas compañías comerciales de aventuras conversacionales que habían surgido en España, pero el género sobrevivió entre los aficionados, y con la expansión de internet, el grupo tomó nuevas fuerzas y siguió creando y jugando aventuras.

Hoy la comunidad de aficionados a las Aventuras Conversacionales se encuentra "en peligro de extinción" (¿alguna vez no lo estuvo?) Unos pocos autores todavía se reunen en torno al la  web del CAAD, pero casi no hay jugadores y la producción de nuevas aventuras cada año es menor. La actividad de los foros, los blogs y otros medios está en mínimos históricos... faltan nuevas herramientas de creación y, sobre todo, faltan aficionados que jueguen las nuevas creaciones.

Una de los pocos frentes que sigue manteniendo cierta actividad es, precisamente, el de los aficionados a las aventuras retro, es decir, el de aquellos adolescentes (hoy ya señores y señoras de una cierta edad) que en los años 80 jugaron y programaron sus propias aventuras y que siguen disfrutando de esos "engendros" (de los que abominan no pocos autores actuales, y no sin razón.)

Este webzine (o fanzine, porque tengo intención de publicar cada dos meses una versión en papel "imprimible y grapable") esta dedicado a todos los momios a los que nos siguen gustando las Conversacionales de la vieja escuela. Eso es el CAARC (Club de Aficionados a las Aventuras Retro Conversacionales): un sitio donde charlar de viejas aventuras, descubrir las que no llegaste a jugar o encontrar la clave de aquella que nunca pudiste terminar. Y también, quizás, un lugar para comentar y presentar las nuevas creaciones "de la vieja escuela" (¡todavía hay gente que sigue programando aventuras con el PAWS, y muy bien, por cierto!)

A todos os animo a participar en este proyecto con vuestros comentarios, soluciones, preguntas, artículos de opinión, y con todo lo que se os ocurra que puede enriquecer el webzine.

planseldon

Categorías: Planeta

Esperando a la gran caverna

Hace 4 horas 56 mins

He colaborado con el proyecto de crowdfunding del libro "La gran caverna" de Andrés R. Samudio, autor de La aventura original y la trilogía de Cozumel, entre otras aventuras conversacionales de los 80 y principios de los 90. Ahora, este autor y antiguo colaborador de Microhobby y Micromanía, se lanza a la aventura de publicar un libro sobre la trama de aquél mítico juego de texto, donde a buen seguro nos esperará el Enano Maluva, que nos lanzará con furia su hacha.

Esperemos que el proyecto llegue a buen puerto, porque la expectativa es alta, y sería una lástima que nos quedáramos sin leer la novela (y las que se proyectan en el futuro) de La aventura original. A mí particularmente me gustaría leer la novela de Jabato, que fue una de las que más jugué, para así averiguar el cómo y el porqué de incluir al "patrón de los pollos" en una aventura épica. Ese desliz, a mi modo de ver, lastró de tal manera dicha aventura que dejé de jugarla por no tormármela en serio. Desde entonces he sido muy crítico a veces con los puzzles que hizo Samudio, pero tras leer el libro Ocho quilates, éste se justifica bastante bien, y ha sido una forma de reconciliarme con el padre del género conversacional en español.

En fin, os animo a que participéis y que visitéis la web de Samudio y la de Verkami para conocer de primera mano lo que significa este libro, y las recompensas que tendréis si os sumáis a la lista de mecenas. A ver si entre todos conseguimos sacar al Enano Maluva del ostracismo, ¡y nunca mejor dicho!








Categorías: Planeta

(c)1998-2019 CAAD

Todos los contenidos de esta web son propiedad de CAAD. Las colaboraciones son propiedad de sus respectivos autores.