COMENTARIO DE JUEGOS DE ESTRATEGIA

CIVILIZATION

Incluso en el caso de que seas un fanático de los machaca-marcianos, incapaz de jugar a nada que necesite de más de 5 teclas para su control, el Civilization puede adueñarse del 120% de tu tiempo libre.

Un líder, una civilización, y un mundo por conquistar:

Pese a la enorme cantidad de aspectos evolutivos que tiene en cuenta el programa, jugar es realmente sencillo, gracias a una ayuda automática que tenemos desde el principio del juego, que nos va orientando sobre las acciones a tomar y que podemos desactivar cuando tengamos la suficiente soltura.

El juego está orientado en dos sentidos: el desarrollo de una civilización, y la competencia con otras. En el primero, debemos escoger en qué dirección deben investigar nuestros "hombres sabios" (más adelante "científicos") para ir logrando avances tecnológicos, en el segundo, debemos dirigir nuestras tropas para fundar ciudades, protegerlas, conquistar las de nuestros enemigos, firmar tratados, romperlos a traición... todo ello sobre un tablero cuadriculado "cilíndrico" que representa al planeta tal y como lo hayamos escogido. (En este sentido, os aconsejo que escojáis la Tierra para empezar, ya que es el único con una forma fija, y así conocereis el planeta antes de explorarlo).

Sólo podremos construir unidades de carros si hemos descubierto la rueda, o la gran bibliteca si hemos descubierto previamente la literatura (para lo cual es necesario el código de leyes, la escritura y el alfabeto), pero una vez lo hagamos, podremos adquirir de forma automática todos los descubrimientos que realicen otras culturas. Un día de estos quizás consiga la tecnología necesaria para construir misiles nucleares.

No, tranquilo, no tendrás que descubrir todo esto tu mismo: en todo momento tienes una completísima ayuda donde consultarlo.

Es una auténtica gozada, tras sufrir lo indecible para reunir un ejército numeroso y barcos para transportarlo mientras te atacan los bárbaros, cruzar el mar y machacar las ciudades de la civilización vecina... si la encuentras, porque, siguiendo la línea realista del juego, no conocemos más mundo que el que hayamos explorado. E incluso habiéndolo hecho, no sabremos quién está allí a no ser que tengamos alguna unidad que pueda avisarnos.

La ambientación es excelente. El juego es extremadamente realista en todo momento. No conoces más mundo que el que has explorado, las ciudades se sublevan si no se sienten defendidas, y los descubrimentos guardan una PERFECTA relación de interdependencia. Sin matemáticas no hay mapas ni navegación, y sin navegación no hay barcos.

Muy buena la jugabilidad, aunque por definición es un juego complicado de jugar (que no es un machaca-marcianos, vamos) tiene una excelente ayuda que te va aconsejando y explicando cada acción. Por otra parte dispone de una ayuda excelente y completísima. Con decirte que en vez de "HELP" pone "CYVILOPEDIA".

Los gráficos son buenos. Los del desarrollo del juego cumplen su cometido. La presentación es una gozada y las ayudas cuentan con gráficos excelentes.

Puedes escoger nivel de dificultad inicialmente. Si coges el más fácil, con poca práctica ya se puede ir por ahí machacando a las otras civilizaciones. Si coges el más difícil... una vez se me ocurió probarlo y a los 10 segundos ya había venido una tropa enemiga y me había conquistado la única ciudad que tenía.

Prepara varias docenas de sandwiches, 2 ó 3 termos de café, coge un buen cojín, y la silla más cómoda que encuentres, porque es posible que pases más de 6 horas pegado al ordenador, jugando al Civilization.

Ambientación: 9
Jugabilidad: 7
Gráficos: 7
Estrategia: 9
Adicción: 10
Valoración general: 9,5

NOMBRE: Sid Meier's Civilization
VERSIONES: PC, Amiga
COMPAÑIA: Microprose
AUTOR: Sid Meier
PRECIO: 4.300 pts. (aprox.)
COMENTADOR: Ignacio García Pérez
DISTRIBUIDOR: No disponible en España

SIMEARTH

"Hacía más de 4500 millones de años que el planeta había empezado a formarse desde una roca en el espacio. Durante ese tiempo se sucedieron cataclismos, cambios de clima, extinciones en masa de diversas especies y hasta una colisión con un cometa, y finalmente la raza inteligente, que descendía de las antiguas aves, se veía amenazada por la polución y el agotamiento de los recursos del planeta. Fue por entonces cuando se descubrió el Monolito..."

Esto no es más que un ejemplo de las situaciones que se pueden crear en este juego. Porque el SimEarth no es más que eso, un simulador de planeta. Los objetivos del juego consisten en formar desde la nada un planeta capaz de albergar vida e inteligencia. Y la tarea no es fácil.

En un principio, y dependiendo del nivel que seleccionemos, podemos empezar con una escala de tiempo geológica. En esa parte de la vida del planeta nos centraremos en controlar las erupciones, los movimientos del magma y sobre todo la tectónica de placas. Al mismo tiempo habrá que ir reduciendo la concentración atmosférica de CO2 y CH4, para aumentar la presión sobre el planeta y comenzar a formar una primitiva atmósfera. Una vez logrado este objetivo surgirá la vida. El programa nos avisará alegremente de que han aparecido unas moléculas capaces de reproducirse a si mismas. Pasamos a la escala de la evolución.

La actividad volcánica de la etapa anterior y la condensación de los gases habrán dado lugar a los océanos primitivos. Y así, poco a poco, irán surgiendo formas de vida cada vez más complicadas, hasta que finalmente los animales invadan los continentes. Conforme las especies vayan evolucionando serán cada vez más inteligentes y eventualmente una raza en particular adquirirá la consciencia. Llegamos a la era de la civilización. Ahora nuestra misión será avanzar tecnológicamente desde la edad de piedra hasta la 'nanotecnología' para, finalmente, conquistar las estrellas. Sin embargo durante la civilización la raza inteligente comienza a destruir el planeta, a agotar los recursos y a contaminar la atmosfera. La superpoblación, las guerras, las plagas, empiezan a convertirse en problemas. Y entonces el programa propone una ingeniosa solución para devolver el planeta a su estado original. Cuando la humanidad llega a la nanotecnología se produce un 'Exodo' hacia las estrellas.... y la evolución natural continúa.

El programa en sí está totalmente orientado al ratón y a las ventanas, pudiendo tener varias ventanas abiertas a la vez proporcionado información múltiple. Los numerosos menús nos proveen de opciones variadas: desde modificar la actividad del magma en el núcleo hasta el ritmo de reprodución de las especies. Además en el programa se plantean tres escenarios hipotéticos muy interesantes. La hipótesis Gaia, sobre la autorregulación energética de los planetas, y la colonización de Venus y Marte, es decir, transformarlos en planetas donde se pueda desarrollar la vida.

Finalmente decir que el programa en conjunto está bien conseguido. Hay algunas opciones, por ejemplo el Monolito, que no dejan de sorprender y sin embargo dan al juego un toque muy especial. Tampoco es un juego fácil. Hay que tener claros muchos conceptos, y a la vez ayuda a recordar y a enseñar otros. Ver como afecta una alta concentracion de CO2 en el planeta puede resultar muy educativo. En definitiva, un buen juego.

Ambientación: 8
Jugabilidad: 7
Gráficos: 7
Estrategia: 9
Adicción: 8
Valoración general: 8

NOMBRE: SimEarth
VERSIONES: PC
COMPAÑIA: Microprose
AUTOR: Equipo de programación
PRECIO: 6.500 pts.
COMENTADOR: Tomás Motos
DISTRIBUIDOR: Erbe