LA LLAMADA DE ADVENTHULHU

Por... Dr. Jekyll & Mr. Hyde

Hola, queridísimos amigos, soy el Dr. Jekyll. Bienvenidos a mi humilde laboratorio. No podríais haber elegido un día mejor para venir a visitarme, ya que el aburrimiento empezaba a apoderarse de mí. Y es que todos los días es la misma historia: me paso siete u ocho horas metido en mi laboratorio, juego alguna que otra partida al solitario, me fumo algún Celta que otro (paquetes, no cigarrillos) y sobo el resto del día.

Pero sentáos, sentáos. tampoco es cuestión de contagiaros mi aburrimiento contándoos batallitas, aunque veo que venís todos con una sonrisa de oreja a oreja. ¿A qué se debe? ¿Cómo? ¿Que habéis conseguido THE HOBBIT para mi Amstrad CPC y me lo váis a ceder para que pase a engrosar la lista de aventuras clásicas del CAAD? ¡¡¡ESTUPENDO!!! Ahora mismo voy a echarle un vistazo...

La enjuta y vetusta figura del Dr. Jekyll abandonó apresuradamente el laboratorio en dirección a una de las habitaciones de la descuidada y tétrica mansión en la que habitaba. Al poco abrió con decisión una de las múltiples puertas de la mansión y penetró en su interior sin dudarlo un instante. Levantó una lona que estaba en aquella habitación y dejó al descubierto un viejo, empolvado, pero todavía valioso Amstrad CPC. Acto seguido, insertó la cinta en el cassette y esperó a que terminara de cargar...

La aventura es de una sola carga y tiene un mapeado relativamente pequeño, pero os aseguro que tendréis que "sudar sangre" para terminarla. Por último deciros que THE HOBBIT está basado en el libro del mismo título del conocido escritor de nacionalidad inglesa, aunque nacido en Sudáfrica, J.R.R. TOLKIEN, cuya historia supieron plasmar extraordinariamente bien en esta aventura los programadores de la, ya hace tiempo desaparecida MELBOURNE HOUSE.

La verdad es que me da pena quitarle el glorioso polvo a una aventura de semejante fama... pero... ¡oh! ¿Aún estáis ahí? Perdonadme, es que cuando tengo delante una joya de la programación como THE HOBBIT me olvido de lo que pasa a mi alrededor.

Y pensativamente, el Dr. Jekyll se dirigió a un armario y depositó con sumo cuidado el primer ejemplar de la lista de aventuras clásicas del CAAD. De repente dió un paso hacia atrás y se llevo una de las manos a la cabeza...

¡¡¡ CABUMM !!! ¡¡¡ CRASH !!! ¡¡¡ KLINCH !!!

La vetusta figura cayó al suelo llevándose consigo varias probetas y tubos de ensayo, que se hicieron añícos al ponerse en contacto con el suelo. La figura del Dr. Jekyll empezó a dar convulsiones mientras expulsaba un líquido verdoso por la boca (para más información, mirar en el diccionario Bilis). Así se mantuvo unos diez minutos, tras los cuales la figura se incorporó, tosiendo, y a base de grandes esfuerzos...

De repente sonóel timbre de la puerta. Refunfuñando, la extraña figura fue a abrir. Al hacerlo, vió que era el cartero, el cual traía un cuidado paquete en las manos. Tras un breve intercambio de miradas, el cartero desapareció gritando y dejando un visible rastro de polvo en el camino.

El nuevo inquilino, más adelante llamado Mr. Hyde, cogió rápidamente el paquete, que todavía flotaba en el aire por la inercia, y se dirigió al interior de la mansión tras cerrar de un tremendo patadón.

Tras entrar en dicha sala con unos modales dignos de la más alta nobleza, la figura de Mr. Hyde encendió una de las luces de la sala. La sala era inmensa, en su interior se vislumbraban varias estanterías. La sala parecía estar dividida en dos partes por un largo biombo de color marrón. En ambas partes había una mesa con una lona encima y una silla al lado. Mr. Hyde empezó a apartar las cosas que le molestaban a empellones, y al poco rato la sala se había convertido en una auténtica leonera. Después del alboroto, quitó las dos lonas que cubrían las mesas, dejando a la vista dos ejemplares de los ordenadores más potentes jamás vistos: un ZX Spectrum y un Amstrad CPC. Pero... ¡claro! Aquella era la sala donde anteriormente el Dr. Jekyll había entrado a probar su THE HOBBIT, lo que pasa es que entró por la otra puerta, y además el biombo no nos dejaba ver la otra parte de la sala.

Volviendo a lo nuestro, Mr. Hyde se sentó en una de las sillas, y tras quitarle el polvillo a aquel Spectrum, pulsó el EJECT del cassetto, abriéndose la cassettera (y saliendo disparado por los aires el botón). Insertó la cinta y puso el juego a cargar... pero antes de que hubiera podido termninar con el tercer paquete de Celtas, el juego ya estaba cargado.

Y así la extraña figura de Mr. Hyde se quedó jugando al "LORD OF THE RINGS". Sólo me queda deciros que todos los socios que dispongáis de aventuras que no se comercialicen (también pueden ser hechas por vosotros) debéis mandarlas a las direcciones que más abajo os incluímos, para que todo el mundo pueda disfrutar de esas joyas que hace tiempo las distribuidoras enterraron.

Los que deseéis solicitar alguna aventura, mandad una cinta virgen (sin caja) y 4 sellos de 28 pesetas a las direcciones de abajo, y os serán enviadas lo antes posible.

Los que deseéis conocer el catálogo de aventuras de que disponemos, mandad una carta con 2 sellos de 28 ptas. Por último, si tenéis alguna duda sobre las aventuras del catálogo basta con que nos las remitáis y serán respondidas en la sección.

Os recuerdo que las direcciones son:

Dr. Jekyll
Oropesa, 11, 1º A
Talavera de la Reina
45600 TOLEDO

(Amstrad y Spectrum)

Mr. Hyde
Careaga Goicoa, 83, 1º C
Basauri
48970 VIZCAYA

(Sólo formato Spectrum)

... por ahora esto es todo... ¡¡Hasta pronto!!