INFORME: CREATOR II

Parser para Commodore 64

Por... Julio Sangrador

¡Hola amigos! Permitidme que me presente. Por ser la primera vez que os escribo, lo haré sin ningún tipo de seudónimo, ni mote, ni nickname como lo dicen por ahí en inglés. Soy Julio, uno de los pocos que somos de este clú teniendo un Commodre 64. La verdad es que ya he salido un par de veces en nuestro CAAD, una vez en forma de mapa y otra de preguntas, y esta vez salgo para hablaros sobre un parser que he localizado para el C-64. Cuando le dí a Juanjo la noticia, se interesó por el tema y me preguntó si me importaría hacer un artículo, y como no me importa, lo hago y se acabó.

EL parser se llama CREATOR II, y la verdad es que no me parece gran cosa, pero dado que no conozco otro, es mejor que nada. De lo primero que os voy a hablar va a ser de su presentacion y forma de manejo.

Nada más cargarlo (en cinta) aparece una menú de un montón de opciones a las que se accede pulsando la letra que tienen a su izquierda. Las distintas opciones (mensajes, descripción objeto, posición objeto, descripción lugar, vocabulario, grabar datos o aventura, cargar, etc.) nos dan paso a segundos menús en los que podemos introducir datons nuevos, borrarlos, modificarlos o imprimirlos en pantalla o impresora. Para saber las acciones aceptadas por el parser, construímos una tabla con todas ellas, lo que hace falta para que se realicen (las condiciones) y lo que sucederña en caso de que se cumplan estas condiciones (las acciones). Este mismo método siguen los llamados comandos de estado; siempre se comprobarán sus condiciones, y si se cumplen se ejecutarán las acciones que llevan adscritas (qué bien me ha quedado). De esta forma podemos, por ejemplo, acabar el juego cuando se han consumido una serie de turnos, estemos donde estemos, o cualquier otra cosa que se nos ocurra.

El vocabulario puede ser de hasta 254 palabras, cada una con un número asociado. Así, palabras con el mismo número serán sinónimos. El parser diferenciará palabras de hasta cuatro letras. No es mucho, pero como sólo hay 254 posibilidades de palabras, en principio es difícil que dos de ellas empiecen por las misma cuatro letras (vaya una excusa). También, el parser admite hasta 255 mensajes todo lo largos que la memoria disponible acepte, pero eso sí, sólo se puede editar la primera pantalla del mensaje en caso de que éste ocupe más de una. Lo mismo ocurre con las descripciones de las localidades, que por cierto pueden ser hasta 252. Pueden usarse hasta 255 objetos. El jugador puede no tener capacidad de transportar ninguno de ellos, o los que queramos hasta 255.

El parser tiene 36 variables, y cada una de ellas tiene una función distinta. Así, por ejemplo, si la variable 0 tiene el valor 255, en vez de las descripciones de la localidad se imprimirá el mensaje del sistema número 0. Esto se puede usar para, por ejemplo, crear oscuridad dentro de una cueva, o lo que sea. Otro ejemplo: la variable 1 contiene el numero de objetos que lleva el jugador. También hay variables de "cuenta atrás", variables independientes, otras que contienen la puntuación, los turnos consumidos, etc.

Otra cosa, la introducción de las órdenes del jugador se limita sin más remedio al consabido verbo-nombre, y nada más. Esto es lo que peor me ha sentado de todo. Te tienes que inventar unas historias para hablar con los PSI... (que, por cierto, no los debían conocer cuando se hizo este programa).

No permite el uso de gráficos, ni siquiera de juegos de caracteres predefinidos por el usuario, así que a los que les gusten los dibujitos... a mí la verdad es que eso me da igual, pero es un lástima de todas formas. Se echa de menos la "ñ".

... Y al final, te deja una memoria lobre de 27 ó 28 Kb para que metas tus descripciones, órdenes, etc.

Pues eso es lo que hay. Si alguno de vosotros quiere una copia, os la haré, ya que no creo que perjudique así los intereses de nadie. Y una última cosa: no tengo las instrucciones del susodicho CREATOR II, así que al que le pase el parser se lo pasaré con unas instrucciones hechas por mí; eh, eh, no es tan terrible, sólo no sé para qué sirven un par de cosas. ¡Hasta pronto!

Julio Sangrador

Gandhi, 15, 5º C

28017 MADRID