Bienvenidos de nuevo a esta sección. [En grande si es posible, lo siguiente] ¡Ey!, sí, tú no te vayas... [En letra normal] ¡Vaya!. Desde que ese par de majaras, asesinó a sangre fría a aquel pobre hombre, conseguir que alguien se interese por esto del Rol es aún más complicado que nunca. Me temo que la gente que no sabe de que va todo esto cree que esto es algo [letra sangrienta] MACABRO, TENEBROSO Y SANGRIENTO [normal]. Vamos, casi como si de una secta se tratara. Es lamentable. Esperemos que se restablezca la cordura, y que los estamentos públicos (único sustento de multitud de asociaciones de Rol, abastecidas en exclusiva por las subvenciones) no hagan caso de las tonterías que andan diciendo por ahí una panda de periodistas que no han participado en una partida de Rol en su vida, y un par de psicólogos que no tienen nada mejor que criticar.Quisiera dedicar buena parte de este artículo a defender el juego de rol como algo excelente y positivo.

Ante todo hay que dejar bien claro que, [en negrita y grande, a parte]

LO SUCEDIDO EN MADRID ES UN HECHO AISLADO Y QUE, EN EL DESGRACIADO SUCESO, EL ROL HA INTERVENIDO DE MANERA CIRCUNSTANCIAL. LA MUERTE RECAE SOBRE UNOS INDIVIDUOS RACISTAS Y PSICOPATAS, NO SOBRE LA IDEA DEL JUEGO DE ROL.

[normal] También hay que dejar claro que no existe ningún juego de Rol en el mercado llamado 'Razas'; se trata de un invento racista de una mente calenturienta y cruel que convirtió el más grave de los cánceres de la sociedad [negritas]la intolerancia[normal] en inspiración para un estúpido juego sangriento; que terminó en más sangre, por la intervención dramática del alcohol, lo que ya de por sí nos muestra el bodrio insoportable que tenían que ser tanto el juego como el master. Cuando necesitas el alcohol para divertirte, no estás jugando bien al Rol y en general no estás jugando bien en tu vida.

No sólo es que las partidas normales de un juego de Rol se desarrollen única y exclusivamente en la imaginación de los jugadores, que la materia con la que se hacen sean las palabras y unos pocos dados, y jamás algo como unos cuchillos, ni la sangre; es que en general el Rol sirve para desarrollar la cooperación, la tolerancia y un buen montón de las buenas cualidades que necesita esta sociedad. ¿Y cómo es esto?

En general las partidas de un juego de Rol consisten en: la liberación de una princesa presa, impedir la guerra civil en un reino (a punto de estallar por culpa de las maquinaciones de los 'malvados'), liberar a un pueblo de un tirano, o de un vampiro, o de un mago enloquecido y malvado, impedir la destrucción del mundo, detener a unos ladrones, recuperar un objeto sagrado para algún pueblo... ¿No es el tipo de cosas que la gente 'heróica' debería hacer? ¿No son acciones 'deseables' por la sociedad?

Pero además desde que estoy jugando a los juegos de rol he conocido a mucha gente interesante. Gente a la que no habría conocido de ninguna otra forma. Gente que ahora son buenos amigos. He hecho partidas con gente de toda clase y condición: gente con dinero, de clase media, pobres, parados, gente con problemas, tímidos y extrovertidos, gordos, flacos, altos y pequeñajos, niños quinceañeros, veinteañeros y 'viejales que rondaban los treinta' rubios, morenos, gitanos, andaluces, madrileños, gallegos, catalanes... ¡Y todos estaban sentados juntos, en la misma mesa, colaborando unos con otros durante más de cuatro horas para conseguir resolver la misión! ¿Puede haber una mejor forma para fomentar la mezcla de clases y razas, para acrecentar el 'mestizaje' social? Todo esto sin hablar de las jornadas por las que gente desde León viaja hasta Cádiz y se conoce, intercambia direcciones, inicia amistades... ni de las cartas que se cruzan de un club a otro, de un jugador a otro, intercambios de material, comentarios de partidas...

En definitiva, una enorme cantidad de actividad, un montón de tiempo en el que la 'gente joven' no sólo está 'creando historias' (imaginación), pasándoselo de miedo a la vez (diversión) con gente a la que a lo mejor ni conocía de antes (integración); sino en el que además no está emborrachándose, ni vapuleando a inmigrantes en las calles.

No sé cuándo saldrá este artículo, espero que no demasiado tarde. Por mi parte creo que la mejor manera para combatir esta ola de ataques indiscriminados hacia el Rol, es explicar en qué consiste realmente, y a eso voy a dedicar los próximos artículos de esta sección.

Si no me creéis, buscad un buen master y jugad una partida. Y si creéis aún así lo que dicen los periódicos, escribir en la sección de OPINION; prometo contestar a todas las que se viertan en contra de manera constructiva y razonada.

Melitón Rodriguez, el de la 117