Aventura en el Siglo XXIV

Tag: Ricardo Villalba, Juegos, PC (DOS-Windows)
Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Tuenti

Aventura en el Siglo XXIV

Más Información  


Descargas  
AdjuntoTamaño
av24_101i.zip413.61 KB

Nota de los usuarios  
3.333335
Su voto: Nada Promedio: 3.3 (3 votos)
Estrellas Nº Votos
5
1
4
1
1
1

Otras contribuciones del mismo autor  

Comentarios

urbatain
Mar, 09/02/2016 - 09:38

Un clásico moderno de la era de los 16 bits realizada por el autor con su propio parser para PC MS-DOS llamado SKC, un clónico de PAW.

El resultado es una aventura futurista y fascinante repleta de simulación e interacción con robots, donde el jugador puede perderse por el mundo y dejarse entretener sin percatarse de la cuenta atrás para su perdición se acerca inexorablemente. Por desgracia la secuencia de eventos no contempla que disfrutes del mundo y luego lo salves, lo más probable es que cuando te des cuenta de que necesitas ponerte en acción sea demasiado tarde. Por tanto diría que el juego necesita dos partidas, una para disfrutar y para aprender los sistemas del mundo y otra para optimizar la partida y salvar el día.

Además el sistema SKC contaba con una interfaz de usuario muy original e innovadora hasta ahora imbatida y que no se ha vuelto a repetir: el sistema permite clicar sobre la pantalla y copiar las palabras que estén bajo el puntero del ratón al parser. Esto, junto con unos pocos verbos puestos a modo de acceso directo, permite construir frases muy básicas clicando en el verbo preferido y luego en cualquier nombre de la pantalla. Muy fácil e intuitivo. Una pena que esto no se usase con más extensión para evitar tener que usar el teclado, son pocos los verbos listados en pantalla. Muy pocos.

Ambas cosas, modelo de mundo está construido con mimo, detalle e interactividad, y el sistema SKC y su interfaz de usuario, se unen para formar una aventura muy buena, una experiencia 10 como pocas veces se daba en la época.

(c)1998-2015 CAAD

Todos los contenidos de esta web son propiedad de CAAD. Las colaboraciones son propiedad de sus respectivos autores.