El pacto

Compartir en Twitter Compartir en Facebook Compartir en Tuenti

Me desperté sobresaltado, me había quedado dormido mientras leía un poco en la cama. Aún no podía creer aquello que habia escuchado: ¡Charles, he muerto!

Sólo fueron unas pocas palabras que sonaron claras y aterrorizantes como un trueno. Fue una voz grave y distante pero de inconfundible origen. Era la voz del Barón Bradewick. Asustado miré el reloj. Faltaban varios minutos para las 9. Me levanté rápidamente, todavía me quedaban 3 horas de vida...

Impresionante, ¿no? Esto me pasa pasa por rodearme de malas compañías. No estaría en éste lío si no hubiera sido tal mi afición por las ciencias ocultas, si no me hubiera dejado llevar por la fuerte personalidad y por los vastos conocimientos sobre ocultismo del maldito Barón, si no hubiese creído simplemente dar satisfacción a los deseos de un moribundo cuando firmé aquel maldito pacto, aquella entrega voluntaria de mi cuerpo. Dentro de tres horas vendrá a por mi, pero estoy dispuesto a impedírselo.

Más Información  
WikiCAAD:[Ver Ficha]


Descargas  
AdjuntoTamaño
El pacto.zip689.74 KB

Nota de los usuarios  
0
Su voto: Nada
Estrellas Nº Votos
0

Quizás te interese también  

(c)1998-2019 CAAD

Todos los contenidos de esta web son propiedad de CAAD. Las colaboraciones son propiedad de sus respectivos autores.